¿Qué es la prestación LGD? - Emiser Facility Services
1894
post-template-default,single,single-post,postid-1894,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 
prestación LGD

¿Qué es la prestación LGD?

La prestación LGD (antigua LISMI) es una serie de subsidios que tienen el objetivo de prestar los medios necesarios para el ejercicio de sus derechos a las personas con diversidad funcional y garantizarles unos recursos económicos, jurídicos y sociales mínimos. 

La LGD, en su artículo 14, establece que «toda persona cuyo grado de discapacidad exceda del que reglamentariamente se determine, y que por razón del mismo se vea imposibilitado de obtener un empleo adecuado, tendrá derecho a percibir un subsidio de garantía de ingresos mínimos”.

Específicamente, estas prestaciones se dirigen a personas con diversidad funcional que no pueden desarrollar una actividad en el mercado laboral y que, por lo tanto, no están incluidas dentro del campo de aplicación de la Seguridad Social. 

En concreto, estas prestaciones son: 

  • Asistencia Sanitaria y Prestación Farmacéutica (ASPF).
  • Subsidio de Garantía de Ingresos Mínimos (SGIM).
  • Subsidio por Ayuda de Tercera Persona (SATP).
  • Subsidio de Movilidad y Compensación por Gastos de Transporte (SMGT).

¿Cuál es la finalidad de la prestación LGD?

La prestación LGD pretende garantizar la prevención, los cuidados médicos y psicológicos, la rehabilitación adecuada y los recursos económicos para facilitar una mayor realización personal e integración laboral y social a las personas con diversidad funcional. 

¿Cómo puedo obtener la prestación LGD?

Pueden obtener esta prestación todas las personas que tengan la ciudadanía española, que residan legalmente en España y que cumplan los siguientes requisitos:

  1. No desarrollar una actividad laboral y no formar parte de la Seguridad Social. 
  2. No recibir otra prestación de características similares. 
  3. No superar un nivel determinado de recursos económicos personales. 
  4. Tener una diversidad funcional de grado igual o superior al 65%
  5. Incapacidad de obtener un empleo adecuado a causa del grado de diversidad funcional.

Las Comunidades Autónomas son las encargadas de gestionar y reconocer el derecho a las prestaciones LGD. 

La inserción laboral de las personas con diversidad funcional

Aunque exista la prestación LGD, el objetivo de la sociedad debería ser, en medida que sea posible, la inclusión laboral de las personas con diversidad funcional. El derecho al trabajo es un derecho humano que se incluyó en 1948 como elemento clave de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Según el SEPE, el número de personas inactivas entre las personas con diversidad funcional es muy alto, en concreto, el 65,54 % en 2018. Por este motivo, es necesaria una mayor conciencia política y social para garantizar las posibilidades de acceso a un puesto de trabajo de las personas con diversidad funcional. 

Desde Emiser apostamos por la inserción laboral de las personas con diversidad funcional como un derecho y tenemos como objetivo prioritario lograr una mayor empleabilidad de personas con distintas capacidades. Si perseguimos una sociedad más igualitaria y justa este es, sin duda, un punto clave pendiente.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.