¿Cómo me puede beneficiar la ley de integración social?
2164
post-template-default,single,single-post,postid-2164,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Ley LGD o antigua LISMI ¿Cómo me puede beneficiar la ley de integración social?

¿Qué es  la Ley LISMI?

Actualmente, la Ley LISMI es la Ley General de los derechos de las personas con Discapacidad y de su inclusión social (LGD). La LGD o antigua LISMI tiene como objetivo garantizar que las personas con distintas capacidades se beneficien de medios tanto económicos y jurídicos como sociales. La Ley de integración social establece así, un sistema de prestaciones sociales y económicas.

La LGD o la antigua LISMI también es una normativa de ámbito nacional donde todas las empresas españolas o allí establecidas, cuya plantilla sea superior a los 50 trabajadores, deben tener una cuota de reserva a favor de las personas con diversidad funcional de un 2% de la plantilla. Si aún no sabes cómo te puede beneficiar la ley de integración social, sigue leyendo.

¿Cómo me puede beneficiar la ley de integración social?

Reduce la barrera al mundo laboral

Los beneficios de la Ley de integración social son evidentes. Para las personas con diversidad funcional supone un acceso al mercado laboral y ello implica  la fomentación de su autonomía, la realización personal y la total integración en la sociedad. 

Fomentar las políticas de integración en grupos de trabajo diversos e inclusivos favorece las dinámicas de trabajo y repercute positivamente en el desarrollo personal de la plantilla.

Igualdad de oportunidades

La antigua LISMI, la actual LGD, tiene como principal objetivo promover la igualdad de oportunidades entre todas las personas. Reduce los obstáculos y dificultades que impiden a las personas con diversidad funcional disfrutar de todos los servicios disponibles para toda la población. 

Inclusión social  y diversidad

La antigua LISMI garantiza que todas las personas tengan las mismas oportunidades de participar en todos los aspectos de la vida al máximo de sus capacidades y deseos.

Al contratar a una persona con diversidad funcional se promueve el trabajo en equipo de toda la plantilla y un mayor compromiso con los valores inclusivos y la acogida de la diversidad.

Existen estudios que demuestran que al incorporar una persona con diversidad funcional se mejora el clima laboral, hay motivación, solidaridad y compañerismo del resto del personal de la empresa.

El único requisito para poder beneficiarse de la ley de integración social es tener ganas y compromiso por lograr un mundo más justo.

La inserción laboral de las personas con diversidad funcional

Desde Emiser apostamos por la inserción laboral de las personas con diversidad funcional como un derecho. Tenemos como objetivo prioritario lograr una mayor empleabilidad de personas con distintas capacidades. Si perseguimos una sociedad más igualitaria y justa este es, sin duda, un camino en el que venimos trabajando desde hace 30 años. 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.